Grupos violentos entran a predios en La Araucanía y exigen cosechas

Corma: Empresas forestales reconstruirán ocho templos destruidos en atentados
Agosto 2, 2017
MGA valoró la reacción del obispo Vargas ante el atentado a 18 camiones
Agosto 22, 2017

Grupos violentos entran a predios en La Araucanía y exigen cosechas

Según gremios de la zona, el ilícito afectó inicialmente a las empresas forestales y luego se extendió al sector agrícola. Entre enero y junio se formalizaron 8 casos.

“Me cortaban las cercas del fundo y entraban 150 animales a comerse la cosecha. Primero les pasé un camión de avena, para que me dejaran en paz; luego, como dos mil fardos de forraje. Les entregué dinero en efectivo, computadores, un tractor, alcohol, cigarros. Eran como 20 personas, andaban armados y sabían dónde vivía. ¿Qué iba a hacer?”, relata el agricultor Rafael Temer el largo episodio de extorsiones que vivió en un fundo que arrendaba, al norte de La Araucanía. Nunca formalizó una denuncia. “Ahora me arrepiento, porque habría servido para que se investigara”, reconoce, y destaca que otros afectados ahora den a conocer “situaciones similares”.

Mirtha Casas, asesora técnica del “Barómetro de Conflictos de Connotación Indígena” de la Multigremial de La Araucanía, revela que luego de que, a fines de 2015, se incluyera la glosa presupuestaria que impide a la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi) comprar terrenos tomados, las usurpaciones de predios disminuyeron. Durante 2016 se denunciaron dos casos en La Araucanía y ninguno en el Biobío ni en Los Ríos. Sin embargo, revela que irrumpió este nuevo delito y que es considerado dentro de las denuncias por usurpación que reciben Carabineros y la Fiscalía. En el primer semestre de este año, las usurpaciones reaparecieron en La Araucanía y Los Ríos (ver infografía). De los catorce casos de la IX Región, ocho corresponden a extorsiones, según la descripción de las víctimas.

Marcelo Zirotti, presidente de la Sociedad de Fomento Agrícola de Temuco, asegura que “lo que se sabe es menos del 10% de los casos que se producen”. Indica que el resto de los episodios se oculta “tanto por temor a represalias como a la pérdida de tiempo que significa para un agricultor tramitar una causa judicial”. Cuando es consultado por sus pares, Zirotti les advierte que “siempre es mejor denunciar estos hechos que dejarlos en la impunidad”. Es partidario de que “este delito sea separado de los casos de usurpación y sea investigado como lo que es: una extorsión”.

Gloria Naveillán, vocera de la Asociación de Agricultores de Victoria Malleco, relata que “las extorsiones afectaron, inicialmente, a las empresas forestales, y luego se trasladaron a los agricultores. Pero hasta ahora casi nunca se habían denunciado, porque llegan armados y piden parte de la cosecha bajo la amenaza de quemar el terreno”.

Naveillán lamenta que, “salvo el caso de José Astudillo, que logró hacer una denuncia con nombre y apellido, haya otros agricultores que son extorsionados todos los años”.

Desde el Ministerio Público, en la IX Región, se confirma que “han ingresado algunas denuncias” con estas características y se destaca que “hace algunos años se logró una condena” por este tipo de hechos.

Fuente: El mercurio

Comentarios

Comentarios

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *